Respeto

La confianza se construye y se alimenta, e implica sobre todo RESPETO: respeto por sus intereses (nuestra prioridad), por sus expectativas y por sus instrucciones. Respeto igualmente por el cliente: aunque nos expresemos con absoluta independencia, no juzgamos, le defendemos. En este marco actuaremos, respetando igualmente la ley y nuestro juramento de abogado.

« Storms make the OAK grow deeper roots »